A vueltas con el aerógrafo

¿Aerografía o macramé? ¡Hoy desde luego macramé! Cuando al aparatito no le da la gana de trabajar… uno se empieza a preguntar si los aerógrafos pueden volar con ese nombre tan sugerente… y entonces miras la ventana y te entra la tentación de abrirla… y para no cometer locuras vuelves al macramé.

El susodicho aerógrafo ¬¬

%d a los bloggers les gusta: